Lifestyle

Los productos de proximidad de LALOLA urban food

Desde hace unos años los productos de proximidad están en boca de todos. Desde las grandes superficies a las tiendas de barrio, pasando por marcas de comida para llevar, todos se han subido al carro de contar con este tipo de productos, pero, ¿por qué?, ¿qué tienen las materias primas de proximidad que tanto gustan?

Los productos de proximidad son aquellos de temporada, cultivados o producidos cerca de donde se venden finalmente. En el caso de frutas y verduras son las de la región y las de temporada, es decir, no se han cultivado en invernaderos a lo largo de todo el año. Además, esta acepción, conocida también como “de kilómetro 0” o “de corta distancia”, hace referencia a los productos o materias primas que se han producido en un entorno próximo, acotando la distancia en un radio de menos de 100 kilómetros.

 

 

Son muchas las ventajas de consumir este tipo de productos, ya que comercializar materias primas de proximidad beneficia a productores, consumidores, a nuestro entorno y a nuestro planeta. Desde LALOLA urban food te presentamos algunos de los beneficios que consumir productos de km 0 nos proporcionan. Sigue leyendo y no te pierdas ni una coma.

 

  1. CALIDAD Y SALUD. El hecho de reducir el tiempo transcurrido entre la recolección y el consumo, hace que las propiedades del alimento se mantengan casi intactas. De esta forma, nos llegarán más frescos y en el momento de maduración óptimo, conservando así todas sus cualidades organolépticas y aportando un mejor contenido nutricional.

 

  1. PROCEDENCIA CONOCIDA. Lo que nos da seguridad y tranquilidad al saber que los productos proceden de zonas cercanas. Este control sobre su procedencia se traduce en beneficios para los consumidores: mayor aporte nutricional, más saludables y sabores y olores más intenso. Y es que, el consumo local nos permite redescubrir los sabores típicos que nacen en nuestra tierra marcando muy bien su estacionalidad, y es que, cada estación es diferente para el paladar, la vista y el olfato.

 

lalola

 

  1. SOSTENIBILIDAD ASEGURADA. Gracias a la proximidad entre el consumidor y el productor, se consumen menos recursos naturales y combustible en el trasporte, reduciendo considerablemente las toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera, mejorando así nuestro medio ambiente. De esta forma, con los productos de km 0, luchamos contra el cambio climático.

 

  1. EL VALOR QUE PAGAS. Conocer el origen de los alimentos que consumimos nos ayudan a tomar buenas decisiones de compra y a cuestionarnos el valor del producto. El hecho de que el producto de proximidad esté tan cerca de nuestro hogar, evita costes adicionales como los embalajes, las infraestructuras para su conservación, medios de transporte de largo recorrido, etc., lo que garantiza un precio más justo.

 

  1. POR NUESTRAS TRADICIONES. Y es que, la manera de hacer las cosas como siempre, es un valor añadido. Cada vez son más los consumidores que confían en la filosofía slow food. Además, apostar por este tipo de productos es generar confianza en la venta de proximidad, favoreciendo las comunidades de nuestra zona y nuestro entorno inmediato, como pequeñas explotaciones familiares, agrarias y ganaderas.

 

Apostar y promocionar los productos de proximidad o km 0 significa respaldar la economía más cercana. Y es que, una economía local justa y de futuro para las personas crea formas de intercambio y cooperación ente los productores y los consumidores, que nos beneficia a todos.

Desde el principio del proyecto, en LALOLA urban food lo hemos tenido muy claro: contar con productos y materias primas de proximidad, con el objetivo último de contribuir tanto al bienestar personal como al bienestar social en nuestro entorno. Más pronto de lo que crees, en Valencia y zona metropolitana vas a poder disfrutar de nuestros platos, elaborados con productos de proximidad, y con mucho cariño, para ofrecerte cada semana una experiencia gastronómica única y muy personal. ¿Te apetece probarnos?

 

Súmate a la filosofía LALOLA urban food